Logotipo
 
En Bilbao, Guggenheim

 

En este nuevo Bilbao que se está generando desde no hace  muchos años, nos encontramos con el tan internacional Museo Guggenheim Bilbao.

Cuando  en  el  año  1991 comenzaron a plasmarse las primeras  ideas para la materialización de un Museo de la Fundación Salomon Guggenheim en Euskadi, lo cierto es que pocos pudieron imaginar que sería uno de los edificios más emblemáticos y reconocidos del mundo.

El arquitecto Frank O. Gehry fue el encargado de plasmar el proyecto de lo que conocemos hoy en la actualidad, una caprichosa  estructura de titanio, piedra y cristal que cautiva con sus versátiles y hechizantes curvas, encondiendo en su interior las colecciones más interesantes del arte contemporáneo de las últimas décadas.

Inaugurado en 1997, son miles de personas las que han contemplado sus colecciones permanentes y las impresionantes colecciones  temporales. Un  Museo que ha devuelto el protagonismo a Bilbao en un mundo cada vez más cultural, turístico y globalizado.

La ciudad ya nunca más podrá imaginarse sin el Museo Guggenheim Bilbao porque, el museo, no solamente ha colaborado a cambiar la imagen percibida de la ciudad sino que, además, ha contribuído de forma determinante con su transformación física. Hoy Bilbao es un ciudad moderna, culta, a la vanguardia de los destinos de turismo cultural y urbano en todo el mundo.

 
San Juan de Gaztelugatxe

 

Entre Bermeo y Bakio, una roca muy especial, simbólica y hermosa, intenta abrazarse al mar en un intento por huir de su situación natural. Y en ese intento, el roquedo, biotopo protegido, conforma uno de los paisajes más emblemáticos de la costa de Bizkaia.

Abrupta y distante, erigiéndose la ermita de San Juan en lo alto,  construída en el siglo X en honor a San Juan Bautista, en el camino que nos lleva hasta lo alto tres pequeñas huellas de pie nos recuerdan el paso en pequeña peregrinación de muchos antes que nosotros que visitaron el islote. Según la leyenda, esas huellas gravadas en la piedra fueron del propio Bautista que visitó el lugar.

Tras 231 escalones llegamos a la ermita, situada a 80 metros de desnivel sobre la línea de mar, para introducirnos en un paisaje único y espectacular, referente obligado en la visita a nuestra tierra.

Saqueado por piratas, refugio de desembarco de peregrinos de toda Europa que se dirigían hacia Santiago de Compostela por el Camino de la Costa.

Lugar de reposo y de lucha constante con el fuerte oleaje, refugio de especies marinas y aves, roca que se introduce en las aguas como queriendo convertirse en ella también, singularidad abrupta y única.

 
La Antigua y la ruta de los templos

 

Santa María de Zumarraga, conocida popularmente como La Antigua, fue hasta 1576 templo parroquial de la hoy villa de Zumarraga.

Joya de la arquitectura popular religiosa, de estilo románico-gótico, posee una factura muy singular. Situada en las estribaciones del monte Beloki, domina un espléndido panorama natural y goza de la sombra de un bosque de encinos centenarios.

A mediados del siglo XVI y alegando razones de lejanía y seguridad, los pobladores consiguieron bajar al valle el templo parroquial. A partir de entonces La Antigua quedó como ermita.

Presenta un austero exterior románico animado por una puerta gótica y un sorprendente interior, en el que se produce una perfecta simbiosis de piedra y madera, y en el que se guarda una interesante talla gótica con la imagen de la Andra Mari.

Desde aquí se podrá visitar el Santuario de Loiola y el Santuario de Arantzazu, un templo modernista que recoge la obra artística de 3 premios Príncipe de Asturias en una sola obra: Saénz de Oiza, Jorge Oteiza y Eduardo Chillida. Además de ellos, participaron en la obra también otros grandes artistas como Nestor Basterretxea, Xabier Álvarez de Eulate, Lucio Muñoz o Xabier Egaña. El Monasterio de Aranzazu es considerado por los expertos como la mejor construcción religiosa del siglo XX.

fondo fondo fondo
Basquelands, S.L. All Right Reserved
Bizkaia